10 diciembre 2012

Los Poseídos


Los Poseídos

Geoff Johns, Kris Grimminger y Liam Sharp
Rústica. 144 páginas. Color. 13,95 €. ECC Ediciones


En la primera escena que abre esta miniserie de seis números, los guionistas, Kris Grimminger y el pluriempleado Geoff Johns, dedican un pequeño guiño a una de las películas más terroríficas de la historia, son apenas un par de páginas, y ya desde ese momento, como lector me tienen enganchado a esta historia de terror al más puro estilo superheroico en el que un aguerrido grupo de ex-víctimas de posesiones han formado un grupo que recorre el mundo realizando exorcismos y eliminando a todo tipo de demonio o entidad diabólica que se ponga en su camino.
Los fans del terror en viñetas están de enhorabuena con esta miniserie publicada originalmente en Estados Unidos por el sello Wildstorm y que acaba de publicar recientemente ECC Ediciones en nuestro país bajo el sello de DC Comics.
Aquí Geoff Johns, al que cualquier lector de superhéroes conoce o debería conocer debido a su extensa producción dentro del género, se aleja (pero no demasiado) de sus adorados señores con poderes y firma una historia de terror que a los lectores puede que les recuerde a las historias de cierto exorcista inglés fumador empedernido de cigarrillos Silk Cut... Acompañando en las tareas literarias nos encontramos con el desconocido Kris Grimminger, y en la parte gráfica el lector se reencontrará con el dibujante británico Liam Sharp, que gozó de gran popularidad en la década de los noventa firmando varrios títulos de éxito, incluyendo una de las etapas menos recordadas del Hulk de Peter David, y al que últimamente podemos seguir la pista en trabajos menores para editoriales modestas amén de su trabajo en la serie (aún inédita por estos lares) Testament del sello Vertigo, y que en esta miniserie realiza un trabajo bastante bueno, firmando algunas planchas de lo más espectacular que dejarán a más de uno con la boca abierta.
Como decía anteriormente, Los Poseídos es una historia de género de terror, con algunos elementos del género superheroico (si contamos las grandes armas y los abultados músculos y exiguos uniformes de los miembros femeninos del grupo), que hacen de esta historia una lectura de consumo bastante correcta y en la que es de agradecer que los guionistas se hayan tomado la molestia de profundizar en el pasado y las motivaciones de los personajes que componen el grupo de cazademonios.