03 octubre 2012

Assasin´s Creed 1: Desmond


Assasin´s Creed 1: Desmond

Eric Corbeyran y Djillali Defali
Cartoné. 48 páginas. Color. 12,95 €. Planeta DeAgostini

Antes de comenzar esta reseña sobre Assassin’s Creed he de confesar que, aunque siempre me han llamado mucho la atención, todavía no he jugado a ninguno de los videojuegos de esta popular saga creada por Ubisoft, algo que espero remediar lo más pronto posible en cuanto me haga con el primer título de esta saga.
Así que, como podéis suponer, no conocía ni los personajes ni las situaciones que aparecen en este cómic realizado por dos autores de origen galo. El guionista es el prolífico Eric Corbeyran, al que los aficionados a la BD conocerán por ser el escritor de series como Doble izquierda, El canto de las Estrigias, La banda bómbice o Nyx el regulador; por su parte el dibujante Djillali Defali es prácticamente un desconocido en nuestro país, e investigando su currículum nos encontramos con que ha ilustrado series como Uchronies, Asphodèle, Les Blagues du bled, La Loi des 12 tables, Zodiaque o Le Syndrome de Hyde, entre otras.
Los seguidores de esta saga de videojuegos puede que ya conozcan al dedillo la historia que se cuenta en este cómic, pero aquellos que, como servidor, no conocíamos el juego, puede que lo que se cuenta en este primer tomo titulado Desmond les sirva para que les pique el gusanillo y se echen unas partidas al videojuego, ya que la historia pergeñada por Corbeyran tiene visos de ser una especie de prólogo o historia paralela a las historias que se han desarrollado en los videojuegos, al presentarse algunos de los personajes de la secta de los Asesinos, a través de Desmond, un descendiente de éstos, con los que los Templarios intentarán localizar, mediante experimentos a través de su memoria genética, el preciado Fruto del Edén, un poderoso artefacto con el cual intentarán controlar el espíritu y la voluntad de la humanidad. Algo que intentarán evitar el propio Desmond, una de las doctoras que participaba en el experimento y el llamado Paciente 16, un experimento fallido previo.
El funcional guión de Corbeyran nos presenta aventuras, viajes en el tiempo, sociedades secretas y toques de ciencia-ficción, mientras que Djillali Defali, al que se le nota aún un poco verde, cumple de forma bastante sobria y sin apenas planchas que llamen excesivamente la atención del lector, en un tebeo que sin duda hará las delicias del aficionado a la saga de Assassin’s Creed y puede que llame la atención de algún aficionado a la BD de género más comercial.