07 julio 2008

RELATOS DE UN CARBONERO

Siempre que hablamos de manga, los primeros títulos que nos vienen a la cabeza son sin duda Dragon Ball, Naruto, Bleach y demás manga shonen repletos de peleas, líneas cinéticas y escenas llenas de dinamismo, pero existe otro tipo de manga, uno más reflexivo, con un ritmo mucho más pausado y en el que la acción desaparece casi por completo y donde la introspección y los sentimientos de los personajes marcan el tempo del relato pasando a un primer plano.
Uno de los máximos exponentes de esta personal manera de hacer manga es sin ninguna duda Jiro Taniguchi, autor de sobras conocido en nuestro país, que ha conseguido emocionar al lector en sus manga donde el hombre y su especial relación con la naturaleza se convierten en el eje principal de las historias que está narrando.
En una línea similar a los manga de Taniguchi, nos encontramos con este Relatos de un carbonero que recientemente ha publicado Dolmen Editorial en su flamante nueva línea dedicada al manga en la que, en sus pocos títulos publicados hasta la fecha, podemos encontrar varios autores de renombre como por ejemplo Osamu Tezuka o un próximo manga de Takao Saito, autor de Golgo 13.
Relatos de un carbonero, está firmado por el dibujante Shigeyasu Takeno, que a su vez adapta la novela escrita por Toshikatsu Ue, en la que el escritor narraba el día a día de su vida en las montañas mientras realizaba el duro oficio de carbonero.
Al abrir las páginas de este manga nos encontramos con el joven Toshikatsu Ue, que a modo de diario irá relatando al lector el paso a paso de su trabajo diario como carbonero, un oficio duro con el que joven continúa con la tradición familiar de un oficio de generaciones.
Así, el joven protagonista de la historia nos irá describiendo minuciosamente y con todo lujo de detalles como confeccionar el carbón vegetal, un oficio duro y casi artesanal que aún se mantiene en nuestros días.
El autor irá intercalando el paso a paso del complicado proceso de elaboración del carbón con las propias reflexiones del joven Toshikatsu, con unas bellas descripciones de la montaña, los bosques y con la naturaleza con la que el protagonista vive en absoluta armonía, salpicadas además con recuerdos del pasado del protagonista y con diferentes historias y leyendas del folclore japonés.
Como decíamos al principio, Relatos de un Carbonero se engloba en esa otra manera de hacer manga, de ritmo pausado e introspectivo, en el que gracias a los elaborados dibujos de Shigeyasu Takeno el lector podrá sumergirse en sus páginas cargadas de detalles y viajar, aunque solo sea durante la lectura de este manga, a los bosques de Wakayama, provincia japonesa donde se sitúa la historia del joven Toshikatsu Ue.
En definitiva, un buen manga que recomiendo a aquellos lectores enamorados de los manga de Jiro Taniguchi, a los que este manga no tiene nada que envidiar, y que además nos viene presentado en una estupenda edición de la mano de Dolmen.

Relatos de un carbonero.
Shigeyasu Takeno.
Dolmen Editorial.
252 págs. - B/N- 9,95 €. Rústica con sobrecubiertas. Número único. Junio 2008.