06 mayo 2012

Violent Cases

Violent Cases
Neil Gaiman y Dave McKean
Cartoné. 48 páginas. Color. 9,95 €. Planeta DeAgostini


Planeta acaba de reeditar Violent Cases, novela gráfica creada por el escritor y Neil Gaiman y el dibujante e ilustrador Dave McKean, cuya primera edición por parte de Planeta data del 2003 y que ahora aparece en las librerías con una nueva portada ilustrada por Dave McKean.
Violent Cases supone la primera colaboración de dos jóvenes autores, Neil Gaiman y Dave McKean, que tras esta obra, que cosechó un gran reconocimiento por parte de crítica y público, continuaron colaborando juntos en obras tan conocidas como Orquidea Negra, o las novelas gráficas Señal y Ruido, Mr. Punch o Los lobos de de la pared por citar solo algunas.
Violent Cases fue publicada en 1987 por la editorial inglesa Titan Books en una edición en blanco y negro junto a la revista Escape, y años más tarde sería la editorial americana Tundra, la que publicaría finalmente la obra a color permitiendo a los lectores poder admirar el maravilloso trabajo gráfico realizado por Dave McKean.
La intención de ambos autores, según reza la introducción firmada por el propio Gaiman, era la de hace un cómic para la gente que no leía cómics, alejándose de los géneros conocidos y creando con esta obra lo que hoy podriamos denominar como el "género novela gráfica".
La historia de Violent Cases comienza con un narrador con un gran parecido a Gaiman (no sabemos si la historia tiene algo de autobiográfico), que nos narra una historia que le sucedió a la edad de seis años cuando debido a una lesión en el brazo que le produjo su padre, sería llevado a la consulta de un osteópata, que afirma que durante su juventud trató al famoso gangster Al Capone.
Sin desvelar mucho más del argumento, veremos como el joven narrador rememora con gran fascinación los confusos recuerdos de su niñez que se entremezclan con las historias que durante su tratamiento le contaba el osteópata de Al Capone, en un conmovedor relato cargado de onirismo.
El joven Dave McKean, por aquel entonces aún estudiante de bellas artes, se dedicó a plasmar en esta obra todo un recital de todos los estilos y técnicas gráficas aprendidas en la facultad, experimentando en cada una de las páginas de la obra con técnicas que años más tarde serían marca de la casa del propio McKean y que serían imitadas a la saciedad por otros autores durante los años noventa que vivieron una verdadera fiebre por los cómics para adultos "pintados".
Esta nueva edición cuenta, como deciamos más arriba, con una nueva portada, estando bastante acertada en cuanto a relación calidad-precio.
Es una historia de lo más recomendable, así que la dejastéis pasar en su día, ahora tenéis una nueva oportunidad para haceros con el primer trabajo de dos autores aún bastante primerizos, pero que ya demostraban buenas maneras, que posteriormente, tanto en sus colaboraciones juntos como en sus obras en solitario, consiguieron ratificar creando grandes obras por las que serán recordados como dos de los autores más influyentes en la década de los noventa del siglo pasado.