03 septiembre 2014

Batman: Gritos en la noche (Archie Goodwin y Scott Hampton, ECC Ediciones)


El guionista, editor y dibujante Archie Goodwin (1937-1998) ha sido siempre una de las personas más recordadas y queridas de la industria del cómic. Su gran labor como editor en DC, además de otras muchas series, propició la creación de Legends of the Dark Knight, una de las cabeceras más recordadas del Hombre Murciélago, y en la que a lo largo de su larga trayectoria han trabajado algunos de los más grandes guionistas y dibujantes de la historia del cómic norteamericano.
Además de su siempre recordada faceta como editor, no hay que olvidar su faceta como guionista en la que no se prodigó demasiado, pero en las pocas ocasiones que lo hacía siempre conseguía conferir a sus guiones un toque especial que lograba que siempre recordases su nombre.
Aprovechando el éxito que obtuvieron novelas gráficas "pintadas" al estilo de Asilo Arkham, en DC Comics dieron cancha libre a todo tipo de proyectos similares, que poseían en común los siguientes requisitos: tener a Batman como protagonista, que estuvieran dirigidas al gran público que no solía leer tebeos habitualmente, que las obras trataran temas más o menos adultos que no pudieran tratarse en las series mensuales, y que estuvieran ilustrados por artistas con estilo pictórico. De todas estas obras que surgieron de ese precepto, surgiría la novela gráfica titulada Gritos en la noche, obra que contaba con Goodwin como guionista y con el ilustrador Scott Hampton como ilustrador.
En Gritos en la noche, al igual que sucediera en el Año Uno de Frank Miller y David Mazzuchelli, una parte muy importante del protagonismo de la historia vuelve a recaer en el comisario James Gordon, al que Goodwin utiliza para profundizar en su pasado y como consecuencia darle una nueva dimensión a la relación con su esposa y su hijo, revelando un episodio trágico del pasado de Gordon.
La dura y seca historia presentada por Goodwin se adentra en el espinoso tema de los abusos a menores, al tiempo que nos muestra a Batman investigando la aparición de una nueva droga que está relacionada con una serie de asesinatos que un misterioso asesino está cometiendo en distintos barrios de la ciudad de Gotham donde familias de distintas clases sociales han sido brutalmente asesinadas.
Scott Hampton (Lucifer) es uno de los más grandes ilustradores en activo que ha dado la industria norteamericana. Poseedor de un estilo "pintado" que a mí particularmente me encanta y que me parece perfectamente adecuado para la sobria y cruda historia planteada por Goodwin, donde el artista hace gala de un manejo magistral de los tonos apagados y oscuros para crear un ambiente opresivo y malsano que sin duda realza los puntos fuertes de la historia.
En definitiva, Gritos en la noche es una historia atípica dentro del particular universo de Batman, en la que el héroe en en esta ocasión deja de lado los monstruos habituales para enfrentarse a otros monstruos ocultos a simple vista en la sociedad.

Batman: Gritos en la noche
Archie Goodwin y Scott Hampton
Cartoné. 96 páginas. Color. 12,95 €. ECC Ediciones