17 septiembre 2014

Batman: La llave maestra (Scott Snyder, Francesco Francavilla y Jock, ECC Ediciones)


Con La llave maestra, ECC Ediciones concluye la publicación en tomo de la etapa del guionista Scott Snyder frente a la cabecera Detective Comics, que sería cancelada en su número 881, para volver a renumerarse, con un nuevo volumen y un nuevo número, uno tras el reboot que supuso The New 52, donde Snyder sería el encargado de escribir las historias del hombre murciélago, pero en esta ocasión dentro de la cabecera Batman.
Ya comenté en este blog lo mucho que me gustó el primer tomo de esta etapa, y que la principal novedad era que Dick Grayson, el primer Robin, había tomado el manto de Batman tras la desaparición de Bruce Wayne, lo que permitió a Snyder humanizar un poco al personaje, y rescatar a personajes que estaban relacionados con el pasado del Chico Maravilla. Así veremos como, en la primera de las dos historias recogidas en este tomo, Snyder nos presenta a Sonia Zucco, hija de Tony Zucco, criminal que acabó con la vida de los padres de Dick.
En este primer caso, Dick deberá enfrentarse a un par de villanos de nuevo cuño, además de ayudar a James Gordon en su investigación, y a lidiar con los problemas con el regreso a Gotham de su hijo James, al tiempo que se va desarrollando una trama en la que Batman deberá averiguar si Sonia Zucco ha recibido la herencia del gen criminal de su padre.
Este primer arco, titulado Ciudad Hambrienta, está completamente dibujado por Jock, dibujante conocido por su trabajo en Los Perdedores, que en esta historia se esmera por innovar en el diseño de sus planchas, mostrando varias composiciones de páginas tremendamente originales. El sugerente estilo de Jock se complementa a la perfección con el original coloreado de David Baron, dando como resultado un excelente aspecto visual de los más atractivo para el lector.
La segunda historia está estrechamente relacionada con una de las tramas que hemos visto en el primer arco de este tomo, y con las historias del anterior tomo, donde se nos presentó al hijo del comisario Gordon. En ella veremos como el regreso de James Gordon Jr. a Gotham hace sonar las alarmas de su padre y su hermana, que sospechan que James puede ser un psicópata en potencia.
Además, y para empeorarlo todo, la llegada de James a Gotham coincide con la enésima fuga del letal Joker. Gordon protagoniza este tenso y angustioso trhiller, donde el Comisario de policía de Gotham deberá tomar una difícil decisión.
En este segundo arco también podemos ver algún episodio firmado por Jock, aunque en su mayor parte está ilustrado por el dibujante italiano Francesco Francavilla, que en aras de aumentar la intensidad y la tensión en su lectura, nos propone un gran número de viñetas en la que nos muestra una sucesión de primerísimos planos con los rostros de los personajes implicados en la historia, además de un uso muy acertado de una cálida paleta cromática que crea una atmósfera opresiva que le viene fenomenal al relato escrito por Snyder. Como ya comenté en la reseña del tomo anterior, todo un disfrute para la vista para todos los que seguimos a este autor italiano, del que me declaro fan absoluto.
El tomo, que recoge los números 876 a 881 de Detective Comics, reproduce una serie de ilustraciones y bocetos, tanto de Jock como de Francavilla, de lo más interesante.
En definitiva, una estupenda lectura, en una edición de lo más atractiva , que supone además el fin, tanto de una etapa, como de una cabecera tan legendaria como Detective Comics que vio nacer, en las páginas de su número 27, al famoso personaje creado por Bill Finger y Bob Kane, que a lo largo de 75 años y de sus más de 800 números ha llegado a convertirse en todo un icono de la cultura popular.

Batman: La llave maestra
Scott Snyder, Francesco Francavilla y Jock

Cartoné. 168 páginas. Color. 17,50 €. ECC Ediciones