03 abril 2014

Tiempo de canicas (Beto Hernandez, La Cúpula)


Gracias a Ediciones La Cúpula llega a las librerías españolas Tiempo de canicas, una de las últimas obras del prolífico Beto Hernandez, creador junto a sus hermanos Mario y Jaime del mítico tebeo Love & Rockets. Como curiosidad me gustaría destacar que esta obra fuese publicada en Estados Unidos por la editorial independiente Drawn & Quarterly, cuando ha sido siempre la editorial Fantagraphics la encargada de publicar los trabajos de los Hermanos Hernandez.
He de reconocer que en los últimos tiempos tenía bastante perdida la pista al autor californiano, sobre todo desde que abandonó sus historias costumbristas ambientadas en el pueblo de Palomar para contar una serie de historias de otros géneros, como la ciencia ficción o el thriller, que por una u otra razón no han acabado de convencerme del todo, y es que el listón estaba muy alto con la saga de Luba y demás personajes.
En esta nueva novela gráfica, que podríamos calificar de semiautobiográfica, Beto echa mano de sus recuerdos de la infancia para componer una bellísima historia compuesta por pequeñas anécdotas sin relación aparente cuyo único punto en común es el pequeño Huey, el protagonista de la historia junto a sus dos hermanos Junior y Chavo.
En Tiempo de canicas, el autor acude a la siempre socorrida nostalgia, siendo inevitable el aluvión de referencias a todo tipo de expresión de la cultura popular americana, que nos sirven para situar la historia en un marco temporal, al tiempo que le sirven al autor para despertar en el lector, que haya vivido esa época, una serie de recuerdos de la infancia que enseguida relacionará con las referencias mostradas en la obra, al tiempo que le retrotraerá a unos tiempos más sencillos en los que los niños nos podíamos pasar todo el día jugando a las canicas, leyendo tebeos, peleando, molestando a las chicas, o simplemente jugando a cualquier cosa usando únicamente nuestra imaginación.
En esta obra Beto se descubre como un autor de gran sensibilidad, al reflejar de una manera magistral el mundo de la infancia, creando unos inolvidables personajes, que en muchas ocasiones nos pueden recordar a los grandes personajes que creara el maestro Charles M. Schulz en su tira Peanuts, con la que este tebeo tiene más de un punto en común.
Como apunte sentimental que llegará al corazón de cualquier lector que haya leído tebeos desde muy pequeño, cabe destacar los momentos en los que el pequeño Huey juega a ser el Capitán América con un frisbee pintado a modo de escudo, o en los momentos en los que lee sus tebeos a su hermano pequeño, o incluso ese terrible momento que seguramente todos hemos vivido de pequeños, en los que nuestros padres nos escondían, o incluso alguna vez tiraban a la basura, nuestros tebeos hasta que sacáramos buenas notas en el colegio, como le ocurre en este cómic a Junior, el hermano mayor de Huey.
En definitiva, nos encontramos ante una obra muy recomendable, de un autor, al que sinceramente ya daba por perdido, y sin embargo con esta obra ha sabido ganarse mi fidelidad para seguir con gran interés sus próximos trabajos que, esperemos, podamos leer pronto por estos lares.

Tiempo de canicas
Beto Hernandez
Cartoné. 148 páginas. B/N. 18,50 €. La Cúpula