29 octubre 2014

Simon Dark 1-3 (Steve Niles y Scott Hampton, ECC Ediciones)

   

Dentro de su línea Crónicas del Universo DC, ECC Ediciones se ha propuesto recuperar algunas series que en su día fueron ignoradas por los lectores o en muchos casos canceladas por falta de ventas, y que bien por su calidad, o por los autores implicados, merecían ser rescatadas del olvido.
Este es el caso de Simon Dark, serie de 18 números, escrita por Steve Niles y dibujada por Scott Hampton, que ECC ha recuperado recientemente en tres tomos.
Niles, guionista especializado en cómics de terror, y el excelente ilustrador Scott Hampton, crearon con Simon Dark un personaje que bebe bastante del Frankenstein de Mary Shelley, y de las novelas de terror gótico de Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft.
La serie está ambientada en la ciudad de Gotham, y formó parte de las series integradas en la bat-familia, aunque la importancia de la ciudad del Hombre Murciélago en la trama es insignificante y Batman ni siquiera aparece, por lo que la ciudad donde se hubiese desarrollado la historia podría haber sido otra sin ningún problema y el resultado hubiese sido el mismo.
Niles y Hampton crearon a Simon Dark, un personaje amnésico, sin ningún rasgo definido, que vive como un vagabundo en las ruinas de una iglesia abandonada, con una máscara que parece la de Leatherface, y que en algunas ocasiones nos puede recordar a El Cuervo de James O'Barr sobre todo en su aspecto.
Aún sin conocer su pasado ni quién es realmente, Simon si discierne el bien del mal y se dedica a combatir a delincuentes de poca monta, asesinos y a una misteriosa secta satánica que está dispuesta a sembrar el caos en la ciudad de Gotham, mientras va descubriendo pequeñas pistas que le llevarán a descubrir su verdadero origen.
Al leer Simon Dark uno tiene la impresión de que Steve Niles iba desarrollando la historia sobre la marcha, sin tener una idea concreta de que es lo que quería contar con el personaje, ni tener muy claro hacia donde quería dirigir la serie. Así que la que comenzó siendo una serie con un personaje que podría haber terminado siendo un nuevo miembro de la baf-familia, que se ocupara de los casos más de andar por casa de Gotham, acaba derivando en una serie bastante loca en la que todo puede suceder, y donde tiene cabida cualquier elemento sobrenatural o de terror surgido de la imaginación de sus autores.
Scott Hampton, del que ya escribí en esta reseña de Batman: Gritos en la noche, es uno de mis ilustradores favoritos, y en Simon Dark firma un excelente trabajo, donde se las apaña para crear una perturbadora y terrorífica atmósfera que se adapta como un guante a la historia propuesta por Niles, donde, como ya he comentado, todo tiene cabida, desde cadáveres sin cabeza, a monstruos que parecen sacados de la película Monstruos S.A, e incluso seres primigenios que podrían codearse con el mismísimo Cthulhu.
En Simon Dark, Niles nos ofrece un batiburrillo de referencias de todo tipo extraídas del imaginario terrorífico norteamericano, que cuenta además como máximo aliciente con el excelente trabajo firmado por Hampton, ilustrador por el que ya merecería la pena echar un ojo a estos tres tomos.

Simon Dark 1-3
Steve Niles y Scott Hampton
Rústica. 144 páginas c/u. Color. 13,95 € c/u. ECC Ediciones