21 noviembre 2014

Ex Machina 1 y 2 (Brian K. Vaughan y Tony Harris, ECC Ediciones)

    

Tras el éxito cosechado entre crítica y público con su serie Y, el último hombre, Brian K. Vaughan dejó de lado durante un tiempo sus colaboraciones con el sello Vertigo de DC Comics y en 2004 acudió al subsello Wildstorm de Image Comics para embarcarse en un proyecto de creación propia titulado Ex Machina.
Para esta nueva serie, Vaughan contó con la colaboración de Tony Harris, dibujante que no se ha prodigado demasiado en el mundo del cómic pero que es recordado con cariño por los aficionados por ser el creador, junto al guionista James Robinson, de Jack Knight, la encarnación noventera del personaje de Starman de DC Comics, y uno de los tebeos de superhéroes más brillante de los últimos tiempos.
Para aquellos que no conozcan esta serie, la mejor forma de definirla sería decir que es una serie que aborda toda clase de temas políticos protagonizada por un superhéroe retirado, así que imaginaos que algo así como El Ala Oeste de la Casa Blanca y que el Presidente Bartlet hubiese sido un superhéroe antes de llegar a Presidente de los Estados Unidos, pues más o menos eso es Ex Machina, solo que en este caso la política es a una escala más pequeña ya que en lugar de la Casa Blanca la acción se desarrolla en Nueva York siendo el protagonista principal Mitchell Hundred, el Alcalde de la ciudad.
Mitchell trabajaba como ingeniero para la ciudad de Nueva York, hasta que un buen día se topó con un extraño y misterioso objeto que le confirió el poder de comunicarse con las máquinas y gracias a esta habilidad decidió dedicarse a la lucha contra el crimen con un traje de superhéroe con el sobrenombre de la Gran Máquina.
El enfoque de Vaughan en esta serie es bastante realista, y el guionista nos muestra muy acertadamente como un tipo con superpoderes podría afectar a la sociedad que le rodea, y como su existencia podría haber influído en uno de los sucesos más trágicos de la historia reciente de los Estados Unidos.
La maestría de Vaughan con los diálogos y la siempre brillante caracterización de sus personajes, son sin duda dos de los puntos más fuertes de esta serie, sin olvidarnos, por supuesto, de la original manera en la que, a través de diferentes flashbacks, se nos va narrando en paralelo varios puntos claves en la vida de Mitchell, como su corta carrera como superhéroe, su campaña para lograr ser Alcalde y sus problemas políticos al frente del Ayuntamiento de la ciudad de Nueva York.
Por su parte, Tony Harris regresó por la puerta grande al mundo del cómic con esta serie, en la que mostraba a los lectores un nuevo estilo basado en referencias fotográficas, que poco o nada tenía que ver con el estilo oscuro y recargado de Starman, con el que se hizo famoso. Un estilo que puede recordar, salvando las distancias, al de Kevin Maguire, donde lo que priman son las expresiones faciales y corporales de los personajes frente a otros aspectos del dibujo.
En definitiva, Ex Machina es una excepcional serie, muy alejada de los demás títulos de de superhéroes al uso, donde Vaughan utiliza a sus personajes para hablar de cualquier tema social o político que le ronde por la cabeza, y en la que apenas vemos escenas de acción, siendo lo realmente importante las vidas y las diferentes relaciones entre los personajes que conforman el equipo de gobierno que asesora a Mitchell Hundred.
Esta nueva edición por parte de ECC Ediciones consta de 10 tomos, de los que hasta ahora solo han aparecido dos de ellos, que incluyen los números 1 al 10 de la serie original, además de las portadas de la serie y de los tomos recopilatorios originales.

Ex Machina 1 y 2
Brian K. Vaughan y Tony Harris

Rústica. 128 páginas c/u. Color. 12,50 € c/u. ECC Ediciones