11 febrero 2013

Batman: Noel


Batman: Noel
Lee Bermejo
Cartoné. 112 páginas. Color. 13,50 €. ECC Ediciones


El dibujante Lee Bermejo ha conseguido hacerse un nombre en la industria gracias sobre todo a su trabajo en las novela gráfica Joker, escrita por Brian Azzarello, con la que ambos autores cosecharon un gran éxito de crítica y de ventas.
Bermejo había trabajado previamente en varias series más o menos conocidas con guionistas como Mike Carey o John Arcudi, pero sin duda, ha sido con el guionista de 100 Balas con el que ha colaborado en más ocasiones, y además de la ya mencionada Joker, hemos podido leer la colaboración de ambos autores en Luthor: Man of Steel, en Batman / Deathblow, y en Antes de Watchmen: Rorschach.
Pero un buen día, Lee Bermejo vió que eso de escribir sus propias historias no era tan complicado, así que se lió la manta a la cabeza y decidió probar suerte escribiendo él mismo una novela gráfica que acabó convirtiéndose en Noel, título del tomo que ha publicado recientemente ECC Ediciones.
En Noel, Bermejo adapta a su manera el clásico Cuento de Navidad de Charles Dickens, transformando al viejo y amargado Scrooge en el malcarado y taciturno protector de Gotham City.
La estructura de la historia es básicamente la misma que en la famosa obra literaria de Dickens, y de este modo veremos como Bruce Wayne recibirá tres visitas inesperadas a lo largo de la Nochebuena, mientras anda a la caza del perturbado Joker.
Del espectacular dibujo de Bermejo poco podemos decir, ya que como se suele decir una imagen vale más que mil palabras, así que lo mejor es abrir el tebeo y quedarse maravillado ante varias páginas muy bonitas, con composiciones de páginas realmente originales, donde se nota que el autor se ha esmerado al máximo.
Recomendamos ver el interesante proceso de producción de las páginas explicado por el mismo autor, que aparece en los extras que cierran el tomo, y así poder observar como las páginas se podrían haber publicado perfectamente en blanco y negro y tonos de grises y el resultado habría sido igual de espectacular, sin desmerecer en ningún momento el magnífico coloreado informático aplicado por la italiana Barbara Ciardo, que le viene como anillo al dedo al tono de la historia planteado por Bermejo.
Una historia especialmente recomendada para leer en fechas navideñas, pero que puede ser igualmente disfrutada en cualquier época del año, especialmente en estas gélidos días que estamos teniendo últimamente.