12 febrero 2013

Batman: Tierra uno


Batman: Tierra uno
Geoff Johns y Gary Frank
Cartoné. 144 páginas. Color. 15,95 €. ECC Ediciones


En un intento similar al de la línea Ultimate de Marvel, la línea de novelas gráficas Tierra Uno fue creada por DC Comics para actualizar y dotar de una pátina de realismo a unos personajes con más de setenta años de historia a sus espaldas, y cuya extensa continuidad impedía el acercamiento de nuevos lectores a los personajes más populares de la editorial como son Superman y Batman.
Ya se han anunciado nuevos títulos de la línea Tierra Uno como son una segunda entrega de Batman, una dedicada a Wonder Woman y otra a Nightwing que se publicarán próximamente, pero de momento solo ha visto publicadas dos entregas dedicadas al Hombre de Acero y esta dedicada al Hombre murciélago, que es la que nos ocupa en esta reseña.
El popular guionista Geoff Johns ha reimaginado un nuevo origen para Batman especialmente dedicado al lector actual, creando una original historia que toma distintos elementos de la mitología del personaje creado por Bob Kane, dando lugar a una explosiva mezcla que sería un perfecto guión para una posible película sobre Batman de tono adulto, que para nada hubiera desentonado en la exitosa trilogía fílmica concebida por Christopher Nolan.
En esta enésima versión del personaje hay varios personajes que gozan de un mayor protagonismo como por ejemplo Alfred, que gracias a su entrenamiento militar se convierte en el mentor de Bruce Wayne, y asimismo los detectives Gordon y Bullock son los principales protagonistas de una trama secundaria que discurre paralela a la historia de venganza de Batman contra el hombre que mató a sus padres.
Como decíamos antes, en esta Gotham inventada por Johns la oscuridad y la decadencia son parte importante de la historia al introducir el guionista a un truculento personaje secundario, El Cumpleañero, que parece sacado de una película de suspense al más puro estilo de la Seven de David Fincher.
Es digna de mención la evolución que viven los personajes James Gordon y Harvey Bullock, que es quizá lo más interesante de una historia que no deja de ser la típica y sobada historia de origen del personaje adaptada al gusto del público actual y con vistas a una posible adaptación cinematográfica, y en la que se agradece que Johns haya optado por dejar fuera al Joker en favor de otro villano clásico del personaje del que no desvelaremos su nombre para no arruinar la posible sorpresa.
Por su parte, el dibujante británico Gary Frank, conocido por sus trabajos en Midnight Nation o Supreme Power, firma en esta novela gráfica uno de sus mejores trabajos hasta la fecha, recreándose en las numerosas escenas de acción que aparecen en la historia, y dando lo mejor de sí en varias splash-pages espectaculares donde el dibujante brilla con luz propia.
En definitiva, una historia muy disfrutable para todo tipo de lector, pero especialmente recomendada para ese lector que no haya leído un cómic de Batman en su vida, pero que puede que conozca al personaje de sus encarnaciones cinematográficas, y que quiera leer una buena historia del personaje sin tener que recurrir a esas eternas series regulares ancladas en la continuidad de infinidad de historias del personaje.