19 marzo 2013

Batman: Mi principio... y mi probable fin


Batman: Mi principio... y mi probable fin
Mike W. Barr, Alan Davis, Terry Beatty, Carmine Infantino y E. R. Cruz
Cartoné. 176 páginas. Color. 17,95 €. ECC Ediciones


Resulta curioso comprobar que los cómics de Batman recopilados en este tomo que acaba de publicar ECC Ediciones, se publicaran al mismo tiempo que el prestigioso Batman: Año Uno de Frank Miller y David Mazzuchelli. Y mientras que en la cabecera Batman estos dos autores nos relataban los primeros días del hombre murciélago en su cruzada contra el crimen en una historia oscura, realista y con ramalazos del noir más clásico, en los números 569 al 574 de la cabecera Detective Comics, Mike W. Barr y Alan Davis se encargaban de contarnos un puñado de inolvidables aventuras de Batman y su fiel compañero Robin, que recuperaban el espíritu ligero y alegre, tanto de la serie de televisión de los sesenta, como de las primeras aventuras en papel del Dúo Dinámico.
El equipo creativo formado por el guionista Mike W. Barr y el dibujante Alan Davis, acababa de terminar una inolvidable etapa dentro de la serie Batman y los Outsiders, que sin duda les valió el encargo de sustituir a Doug Moench y Gene Colan como equipo creativo de la cabecera Detective Comics.
Tras estos seis números que aparecen en el tomo, Barr y Davis se harían cargo de Batman: Año Dos, historia ideada por DC para aprovechar el éxito de la reciente Año Uno, y de la que Davis solo llegaría a dibujar el primer número de la misma, antes de abandonar la serie por desavenencias creativas con el editor de la misma, y ser sustituido por un jovencito Todd McFarlane, en uno de sus primeros trabajos.
Pero seis números dieron para mucho, y Barr y Davis aprovecharon la oportunidad dada por DC, y recrearon a un Batman más vitalista, que acababa de acoger como pupilo a Jason Todd, el segundo Robin, en unas aventuras que son el ejemplo perfecto de lo que deberían ser las historias de Batman, y de las que imagino que tomarían buena nota años más tarde, Paul Dini y Bruce Timm para su exquisita serie de animación Batman: The Animated Series.
Leídas actualmente quizás puedan ser acusadas de historias sencillas, pero en su aparente sencillez radica la genialidad de Barr a la hora de crear estas historias, que podrían ser comparables a las que en su tiempo crearon Steve Englehart y Marshall Rogers.
En únicamente seis números, Barr utiliza a villanos clásicos como el Joker, Catwoman, El Espantapájaros y el Sombrerero Loco, y plantea la idea de la posible muerte de Jason Todd, un argumento que años más tarde sería utilizado por DC en la exitosa "Una muerte en la familia" y cuyas consecuencias siguen coleando a día de hoy. Además, aprovechando la celebración del cincuenta aniversario de la cabecera Detective Comics se marca un sentido homenaje a Sherlock Holmes, el detective más grande de todos los tiempos (con permiso de Batman), en una aventura ilustrada por dibujantes invitados, en la que acompañan al Dúo Dinámico, el detective Slam Bradley y el superhéroe El Hombre Elástico, personajes que también actúan como detectives y cuyas aventuras también habían sido publicadas bajo la cabecera Detective Comics.
Mención aparte merece la última historia que aparece publicada y que da título al tomo, una genial historia en la que vemos como transcurrió la infancia y juventud de Bruce y como consiguió sobrellevar la terrible pérdida de sus padres.
En el apartado gráfico, nos encontramos con un Alan Davis primerizo, acompañado a las tintas por Paul Neary, su compañero de fatigas de aquella época, y como siempre el dibujante británico está inmenso, y aún siendo evidente la falta de experiencia, en estas páginas se adivinan las buenas maneras del gran artista que ha llegado a ser.
Nos hallamos, por tanto, ante una de las mejores etapas del personaje, compuesta por historias sencillas, pero hechas con un cariño especial por parte de sus autores que se transmite al lector. Un tomo que los verdaderos aficionados al Caballero Oscuro no deberían dejar escapar, y con el que disfrutarán descubriendo a un personaje muy alejado de la oscuridad y la seriedad características de la encarnación actual del personaje.