18 marzo 2013

Batwoman: Un mundo anegado


Batwoman: Un mundo anegado

J. H. Williams III, W. Haden Blackman, Amy Reeder, Trevor McCarthy y Pere Pérez
Rústica. 144 páginas. Color. 13,95 €. ECC Ediciones

Esta segunda entrega de Batwoman que acaba de publicar ECC Ediciones, recopila los números 6 al 11 de la serie original, y continúa justo donde terminaba la primera entrega.
En "Un mundo anegado" el personaje de Batwoman tendrá que aprender a lidiar con la agente Cameron Chase de la DEO, agencia con la que ha comenzado a colaborar muy a su pesar, mientras sigue tras la pista de los niños secuestrados por Medusa.
Las pistas llevarán a Batwoman, Chase, y a la misteriosa Sune, una ex-agente de Medusa, que las ayudará en su misión de encontrar a los villanos que están bajo el control de Medusa entre los que se encuentra un viejo conocido como es Killer Croc, y otros de origen sobrenatural como La Llorona o Bloody Mary.
Lo más destacable de este segundo arco argumental es, sin duda, la original estructura narrativa de la historia, ya que los guionistas J. H. Williams III y  W. Haden Blackman han decidido alterar el orden cronológico de la historia y nos presentan una historia narrada desde diferentes puntos de vista y de manera desordenada, algo muy parecido a lo que ya vimos en la película Memento de Christopher Nolan.
Además de lidiar con sus quehaceres como superheroina, también veremos como Batwoman en su identidad de Kate Kane se las arregla en sus relaciones con su padre y con su novia, la detective Maggie Sawyer.
En el apartado gráfico, nos encontramos de nuevo con la dibujante Amy Reeder (Madame Xanadu), que intenta imitar como puede a J. H. Williams III, sobre todo en las composiciones de páginas, tarea harto complicada la de imitar al dibujante oficial de la serie de la que apenas sale airosa. Tras su marcha de la serie por diversas diferencias creativas, y fue rápidamente sustituida por el dibujante Trevor McCarthy (Nightwing) que, con un estilo bastante alejado del de Williams III, realiza un trabajo destacable, e intenta dar su propia personalidad a las páginas que ilustra, sin olvidar en ningún momento de crear unas originales composiciones de página, que son ya marca de la casa inconfundible de la serie. Destacar la participación del dibujante español Pere Pérez que echa una mano a McCarthy en la última historia del tomo.
En definitiva, una arco argumental bastante correcto, que se lee con interés sobre todo por la particular forma en la que está narrado, pero que decae bastante en el aspecto visual, sobre todo si lo comparamos con el arco anterior, dibujado por el virtuoso J. H. Williams III, y es que como suele decirse, las comparaciones son odiosas.