27 marzo 2013

G. I. Joe: La Venganza


Han tenido que pasar cuatro años, y varios retrasos en su fecha definitiva de estreno, para que por fin llegue a nuestras carteleras la esperada secuela de G. I. Joe (Stephen Sommers, 2009). Una cinta que en su día entretuvo bastante a los espectadores, funcionó bien en taquilla y que consiguió añadir un gran número de aficionados a la causa de los Joe, que se unieron a los veteranos seguidores de las figuras de acción creadas por la empresa juguetera Hasbro, también productora de esta nueva cinta, y por supuesto a los fans de los cómics y de la inolvidable serie de animación de los ochenta.
Todo un universo que en la primera parte cobraba vida de la mano del realizador de las exitosas dos primeras partes de la trilogía de La Momia, y que no dejaba de ser una película palomitera sin pretensiones que para nada se tomaba en serio en ningún momento.
La secuela, que se estrena hoy en cines de toda España, titulada G. I. Joe: La Venganza (G. I. Joe: Reataliation) nos llega como continuación directa de la primera parte, pero rompe prácticamente con todo lo que vimos en la primera cinta. Mientras que el equipo G. I. Joe que vimos en la anterior parte, era un equipo internacional de luchadores por la libertad dependiente de la OTAN, en esta segunda entrega se nos presenta como una fuerza especial de élite del ejército americano.
Otra ruptura con la primera parte la encontramos en el reparto, solo dos actores repiten papel, Channing Tatum sigue interpretando a Duke, y Ray Park al silencioso y enigmático Snake Eyes, mientras vemos como nuevos Joes que no habíamos visto en la primer parte pasan al primer plano de la acción, entre ellos Roadblock (Dwayne Johnson), Flint (D.J. Cotrona), Lady Jaye (Adrianne Palicki) y Jinx (Elodie Yung).
En el bando de los villanos solo continúa Byung-hun Lee como el ninja Storm Shadow, mientras que Joseph Gordon-Levit es sustituido por Luke Bracey como Comandante Cobra y debuta el macarra Firefly interpretado por Ray Stevenson (Punisher: War Zone).
Los guionistas de la cinta, Rhett Reese y Paul Wernick (Bienvenidos a Zombieland), obvian las explicaciones sobre que ha pasado con los demás Joes o que es lo que pasó con ciertos personajes cuyo final no estaba muy claro en la primera parte y desechan de buenas a primeras la participación en la cinta de Destro con una única frase en el guión.
Por lo demás, ambos guionistas firman una historia que continúa con una de las tramas argumentales de la anterior, incluyendo numerosos momentos de humor, en los que destaca el veterano e inconmensurable Jonathan Pryce, que hace suyos algunos de los momentos más divertidos de la cinta.
Jon M. Chu, cuyos antecedentes no auguraban nada nuevo, no lo hace del todo mal, dirigiendo con cierto brío y claridad las escenas de acción, y nos deleita con varias secuencias espectaculares, entre los que destaca, sin duda, el enfrentamiento aéreo en las alturas entre Snake Eyes y Jinx y varios ninjas de Cobra, con unas peligrosas montañas nevadas de fondo.
También me gustaría destacar la emocionante secuencia en la cárcel de máxima seguridad alemana en la que aparece un actor por el que siento debilidad y que últimamente está ganándose el premio a secundario de oro en las últimas producciones que están llegando a nuestras pantallas. Y no, no es Bruce Willis, y tampoco diré su nombre para mantener el misterio para aquellos que vayan al cine a verla.
Por otro lado aquel que busque caracterización de personajes en esta cinta, mejor que no se acerque al cine, porque aquí solo encontrará acción, acción y más acción. Básicamente lo que ya nos dio la primera parte, pero aún contando con diez millones de dólares más de presupuesto, se vislumbra cierta tacañería a la hora de mostrar al espectador la espectacularidad de la que hiciera gala su antecesora. ¿Se habrá invertido ese dinero en la conversión al 3D o en la contratación de una estrella de Bruce Willis como reclamo publicitario?
Y hablando del mítico John McClane, es una verdadera lástima que Bruce Willis, que interpreta al General Joe Colton, el Joe original, y que últimamente no gana para disgustos tras los palos que está recibiendo la quinta entrega de Die Hard, no pueda lucirse más en esta cinta en la que apenas tiene un par de momentos y cuya presencia no es determinante en ningún momento para el desenlace de la trama, quedando eclipsado en todo momento por Dwayne Johnson que se come la pantalla en cada una de sus apariciones. Esperemos que Willis recupere su estatus de action hero en la muy esperada secuela de Red que llegará próximamente a nuestras pantallas.
Resumiendo, los aficionados de toda la vida a los G. I. Joe, aquellos que se conocen los nombres, vida y milagros de todas las figuras de acción con las que jugaron de pequeños, disfrutarán como niños con zapatos nuevos, con esta entretenida secuela en la que gozarán de lo lindo viendo al Comandante Cobra con su casco de toda la vida y varios vehículos con los que sin duda jugaron de pequeños, y cuya adaptación fílmica esperemos tenga continuación, ya que según parece aún no hemos visto el fin de la malévola organización terrorista Cobra.