07 septiembre 2013

Tú eres el siguiente


La algarabía y el entusiasmo de las opiniones de algunos tuiteros nos hacen pensar que Tú eres el siguiente, película que acaba de estrenarse en nuestro país, acabará convirtiéndose gracias al boca-oreja en una película de culto, y yo que me alegraría si eso ocurriese.
Pero qué encontrará el espectador que acuda al cine a ver Tú eres el siguiente. Si hacemos caso de los trailers y de la campaña de promoción, da la impresión de que nos encontramos ante una película de terror del subgénero slasher con un nuevo asesino con máscara al estilo del Jason de Viernes 13. Y nada más lejos de la realidad, ya que aunque Tú eres el siguiente coquetea con la atmósfera, el ritmo y los elementos típicos del slasher, en un momento de la cinta y con un giro de guión bastante inesperado comienza a caminar por otros derroteros y se convierte en algo totalmente diferente, una comedia negra salpicada con toques de humor cafre y gamberro y gore en cantidades industriales, que hará las delicias de ese público que busque algo nuevo y diferente dentro del ya tan manido género de terror.La película está dirigida por Adam Wingard y escrita por Simon Barrett, dos de los adalides del nuevo cine de terror contempóraneo, y responsables de algunos de los segmentos de las exitosas antologías de terror V/H/S y V/H/S/2, y suponemos que gracias al éxito de estas dos cintas, ve ahora la luz en España Tú eres el siguiente, una película anterior dentro de sus filmografías.
Con una conseguida atmósfera ochentera y un comienzo que es puro homenaje al género del slasher, la cinta cuenta como la adinerada familia Davison vuelve a reunirse en su casa de veraneo tras un tiempo separados, con motivo de una cena familiar en la que los padres conocerán a las parejas de sus hijos. La cena se complicará cuando la casa comienza a ser atacada por un misterioso asesino con el rostro cubierto por una máscara de un animal, y como suele pasar en estas ocasiones, descubrir más detalles de la trama sería entrar en el escabroso y siempre delicado terreno de los spoilers, así que no desvelaré más detalles de la trama para que podáis disfrutar al 100% de una película, que aunque no es del todo original en su planteamiento y desarrollo, si que cuenta con una resolución bastante original y que dejará al espectador, como suele decirse, con el culo torcido.
El reparto cuenta con varios rostros jóvenes y habituales de títulos independientes, entre los que destacan la joven de origen australiano Sharni Vinson, que es quizá la gran sorpresa de la película, a los que acompañan dos actores veteranos como son Rob Moran, un actor habitual del cine de los Hermanos Farrelly, y por supuesto la imponente Barbara Crampton por la que hay que reconocer que no pasan los años. A destacar el cameo de cierto director de culto amiguete de los responsables de la cinta en un papel bastante divertido. 
Y volvemos a repetir, una cosa es que te vendan la cinta como la película más terrorífica del año, algunos la comparan con la Scream de esta generación, y otra muy distinta es lo que te vas a encontrar en los 94 minutos de duración, que no es otra cosa que un homenaje al género slasher y al cine de terror ochentero bajo una mirada descreída y con un humor negrísimo donde las risas, por lo exagerado de algunas situaciones, están aseguradas.
Tú eres el siguiente no es la gran esperanza blanca del cine de terror de esta década, y no creo que fuera esa la intención de sus responsables al realizarla, y sin embargo es una muy disfrutable película para pasar un buen rato en el cine, una opción a tener en cuenta entre los estrenos de la semana.