09 enero 2014

Witch Doctor 2: Mala Praxis (Brandon Seifert y Lukas Ketner, Planeta DeAgostini)


(Vamos a darle algo de caña al blog, que con las largas y duras fiestas navideñas lo tenía bastante abandonadico y ya es hora de meterse en harina, y al menos intentar actualizar el blog con una entrada diaria. Por intentarlo que no quede...)


Comenzamos el año recomendando la lectura de la segunda entrega de Witch Doctor, serie apadrinada por el famoso guionista Robert Kirkman. Bien es cierto que la primera entrega se dejaba leer con cierto agrado pero no me llegó a matar, ya que sus autores, el guionista Brandon Seifert y el dibujante Lukas Ketner, se limitaban a presentar a los personajes y poco más.
Pues bien, en esta segunda entrega, que recopila la miniserie de seis números Mal Practice y el número unitario The Resuscitacion, los autores le dan más cancha a los personajes, y conocemos pequeños detalles de los personajes secundarios, aparece un personaje llamado a ser el interés amoroso del personaje protagonista, y conoceremos algo más de la vida del Dr. Vincent Morrow, un personaje que es una extraña amalga de doctores de ficción en los que podemos rastrear al televisivo Dr. House, y a los John Constantine y Dr. Extraño de los cómics.
En esta nueva aventura, el Dr. Morrow no se deberá enfrentar a las demoniacas y dañinas fuerzas del mal como doctor, sino como paciente tras verse infectado por un repugnante y mortifero virus demoniaco, tras pasar una de esas embriagadoras y etílicas noches que bien podría haber compartido con John Constantine.
Tras una primera historia corta bastante sencillita, entramos en materia en Mala Praxis, la miniserie princial, donde Brandon Seifert ha optado, en esta ocasión, por dotar a su guión y sus diálogos de un agradecido tono de humor negro que le viene de perlas al cínico personaje y la lectura del tomo es todo una gozada para todos aquellos que disfruten de las historias de terror moderno tan característico de novelistas como Clive Barker o Stephen King.
La referencia a Barker no es baladí, ya que en Mala Praxis hacen acto de presencia unos misteriosos y terroríficos seres de otra dimensión llamados Los Cirujanos, que nos pueden recordar de alguna manera a los Pinhead surgidos de la mente del novelista británico en Hellraiser.
Como ya comentamos en la reseña de la primera entrega, el estilo Wrightsoniano (de Bernie Wrightson) del dibujante Lukas Ketner le viene como anillo al dedo al tono propuesto por Seifert, y ese estilo tan característico y sucio del dibujante, que en esta ocasión se luce dibujando algunas critatuas verdaderamente asquerosas que harán apartar la vista de las páginas del cómic a los lectores con estómagos delicados o que lean el cómic con resaca.
En resumen, este segundo tomo de Witch Doctor es una estupenda lectura, que se confirma, además, como otra de las muchas series a seguir en el cada vez más nutrido e interesante catálogo de la editorial americana Image Comics. El tomo se completa con las portadas originales y una interesante galería de bocetos del dibujante Lukas Ketner donde nos muestra su increíble habilidad de crear innumerables criaturas pesadillescas.

Witch Doctor 2: Mala Praxis
Brandon Seifert y Lukas Ketner
Rústica. 168 páginas. Color. 16,95 €. Planeta DeAgostini