08 julio 2012

El Dictador


El próximo viernes 13 de julio llega a las carteleras la nueva comedia protagonizada por Sacha Baron Cohen.
Tras el éxito de sus anteriores películas, Borat y Brüno, y tras participar como actor secundario en títulos tan destacables como el Sweeney Todd de Tim Burton y La Invención de Hugo de Martin Scorsese, el camaleónico actor nos presenta a un nuevo personaje: el General Aladeen, un tirano dictador que gobierna con mano de hierro la república de Wadiya.
Al igual que en sus anteriores películas, Baron Cohen continúa figurando como productor junto a Scott Rudin (La Red Social) y como guionista junto a Alec Berg, Jeff Schaffer y David Mandel (Seinfeld, Curb your enthusiasm), y sigue contando en las labores de dirección con Larry Charles, todo un veterano director de comedia que ha participado en sus dos films anteriores amen de haber participado en comedias televisivas de éxito como Seinfeld, Curb your enthusiasm y El Séquito.
Y con dos especialistas en comedia como estos, el resultado obtenido no podría haber sido mejor, ya que El Dictador es una de esas comedias en la que el espectador no parará de reír desde el primer minuto hasta los títulos de crédito.
El Dictador nos cuenta la historia del tirano General Aladeen, que tras recibir varios avisos por parte de la ONU de deshacerse de sus misiles nucleares y de instaurar la democracia en Wadiya, decide viajar a los Estados Unidos y mostrar su tajante negativa ante la ONU. Una vez en América, Aladeen se verá envuelto en una trama urdida por su tío Tamir, interpretado por Ben Kingsley, en la que sera reemplazado por uno de sus dobles, Efawadh, un pastor de cabras al que también interpreta Baron Cohen. Pero Aladeen no se dará por vencido y hará todo lo posible para que la democracia no llegue a su país al que oprime con tanto cariño. Despojado de su verdadera identidad, nuestro protagonista conocerá a la activista feminista Zoey, interpretada por Anna Faris y gracias a ella conocerá el verdadero sentido de la democracia.
El humor desplegado en el film es el humor marca de la casa del cómico inglés, al que ya nos tiene acostumbrados a sus fans que esperamos con ganas todo su arsenal de chistes vulgares, racistas, sexistas, escatológicos y obscenos, y en los que en esta ocasión no podían faltar sus ácidas parodias de famosos dictadores mundiales y sus afilados y certeros dardos a la verdadera democracia representada por los todopoderosos Estados Unidos de América.
A destacar los cameos de varios actores cómicos como John C. Reilly, Fred Armisen o Chris Elliott y por supuesto el de la prácticamente olvidada Megan Fox, que hace de sí misma en una escena muy divertida.
Solo me queda recomendaros que vayáis a ver esta película que sin duda se convertirá en una de las comedias del verano.