03 septiembre 2012

Flex Mentallo. El justiciero musculoso


Flex Mentallo. El justiciero musculoso
Grant Morrison y Frank Quitely
Cartoné. 128 páginas. Color. 15 €. ECC Ediciones

Creado por Grant Morrison, el personaje Flex Mentallo hizo su primera aparición como secundario en las páginas de la serie Doom Patrol. Flex Mentallo era una evidente parodia de Charles Atlas, un forzudo con bañador de leopardo, imagen de un revolucionario y milagroso método de musculación que aparecía anunciado en los cómics antiguos.
En 1996, años después de su primera aparición, Flex Mentallo conseguiría su propia miniserie de cuatro números publicada bajo el sello Vertigo, obra de su creador Grant Morrison, en esta ocasión acompañado al dibujo por Frank Quitely, uno de sus más fieles colaboradores.
Debido a problemas legales entre DC y los herederos de Charles Atlas, esta miniserie no pudo ser jamás recopilada ni se volvió a publicar de nuevo y es por esta razón por la que se convirtió en un auténtico cómic de culto. Han tenido que pasar quince años para que este año DC consiguiera por fin publicar una recopilación en tapa dura de la obra, y es concretamente de esta edición de la que ha partido ECC Ediciones para publicar recientemente su edición de lujo.
Flex Mentallo como personaje apenas tiene importancia en la narración que Morrison nos presenta en esta miniserie, donde el escocés aprovecha para, una vez más, mostrarnos algunas de sus obsesiones y filias más personales como es su pasión desmedida por los cómics de superhéroes.
En el filo de la realidad y la ficción se mueven los personajes que aparecen en Flex Mentallo, y uno de ellos, Wallace Sage, se nos revela como una especie de alter ego del autor escocés mostrando ciertos elementos autobiográficos.
Lo que en un principio podría parecer una historia de superhéroes ejerciendo de detectives con ciertas reminiscencias al comienzo de esa obra magna que es Watchmen, se convierte en una bella carta de amor al género de los superhéroes del que Morrison se declara un enamorado confeso, y así el lector podrá explorar en el juego metalinguistico propuesto por Morrison los diferentes guiños y homenajes que, ya desde las portadas, se encuentran en esta obra que, ya desde aquí avisamos al desprevenido lector, quizá pueda ser algo difícil de digerir si no se conoce un mínimo de la obra anterior o posterior del escritor escocés.
Cabe destacar la participación en este extraño proyecto del dibujante, también escocés, Frank Quitely que consigue amoldarse en todo momento al imaginativo y original guión propuesto por Morrison, en el que supuso su primera colaboración juntos y cuyas colaboraciones posteriores han dado como resultado obras de la importancia de All Star Superman, Nuevos X-Men o We3.
En cuanto a esta nueva edición, hay que señalar la controversia que se creó en su día en torno al nuevo coloreado digital de la obra realizado por Peter Doherty, que se aleja bastante del color que Tom McCraw en su día aplicó a la miniserie de comic-books, pero que a mi entender no desentona para nada en absoluto y que se ajusta más al coloreado actual que me imagino habrá sido el objetivo de los actuales editores en DC para tomar la decisión del nuevo coloreado.
La edición de ECC Ediciones, además de la tapa dura, incluye una serie de interesantes extras como un texto sobre Flex Mentallo, una galería de bocetos y páginas originales firmadas por Quitely.
Como ya hemos dicho, Flex Mentallo, el justiciero musculoso, no es una lectura fácil, pero si muy recomendable para aquellos que quieran verse sorprendidos por una lectura diferente.